El Trueno y el Oleaje

La comunidad mas grande de Halo en habla hispana

El Trueno y el Oleaje

Forerunner Lore

Esta es una historia sobre la guerra que ocurrió hace 100, 000 años. La guerra entre el Flood y los Forerunners. El contenido que verán a continuación pertenece al blog «Ascendant Justice», y fue escrito mucho antes de que se publicara la Trilogía Forerunner. No obstante, todavía tiene mérito conocer la historia. Está dividida en tres partes, con la primera titulada «El Trueno y el Oleaje». Comencemos.

Querido Padre,
Espero que este mensaje te encuentre bien; espero que te ayude a entender mi decisión.
Hoy, abandono el único mundo al que alguna vez he llamado hogar. No por gloria ni por sed de sangre como sin duda has asumido, sino para entrar al infierno mismo y evitar las manos de otro hijo.
Se repite a menudo: “Debimos actuar antes; debimos actuar más decisivamente…”
Vivir en el pasado es un lujo que ya no podemos permitirnos. Tenemos que aprender de él, pero no podemos quedarnos ahí. Es incluso imposible hacer planes para el ahora, con el presente siendo siempre fugaz. El futuro es donde debemos vivir y el futuro es para lo que debemos planificar.
No intento dar mi vida para preservar nuestro pasado, sino para asegurar el futuro –y si no el nuestro, entonces el de los que están por venir. ¿No es el sacrificio en aras de los demás lo que siempre decías sobre ser noble? ¿Debería permitir a otro ensangrentar sus manos mientras yo permanezco seguro detrás del privilegio de la línea Maginot?
Me educaste mejor que eso.

[T7-01 (p)]

El de arriba es un segmento traducido de un texto Forerunner encontrado en la séptima terminal, enterrada dentro de una cresta cubierta de nieve en la iteración a medio construir de la Instalación 04. A diferencia de la mayoría del texto que describe la historia del conflicto entre el Flood y la raza Forerunner, esta entrada habla solamente de un joven héroe Forerunner, preparándose para la guerra.

En pocas palabras, se trata de la carta de un hijo a su padre después de que el primero dedicara el resto de sus días a la última batalla que su civilización vería. Contra los deseos de su padre y el riesgo de perder su honor filial, este héroe solitario está dispuesto a sacrificar todo lo que tiene para que alguien, en algún lugar y en algún profundo momento en el futuro pueda vivir en una galaxia sin la violenta amenaza del parásito Flood.

Cuando pensamos acerca de la historia de Halo a menudo pensamos en héroes altruistas como este, pensamos acerca de grandes sacrificios en tiempos de necesidad –pensamos en alguien dando su vida por otro. La trilogía de Halo en su más esencial núcleo, no obstante, no trata de héroes o sacrificio. No es ni siquiera sobre el Jefe Maestro.

Por supuesto, él es el personaje externo más importante porque su perspectiva conduce a la comprensión de la historia, pero no es el personaje principal –un título que, al menos para mí, pertenece claramente a una única entidad en toda la trilogía: MB 05-032 o Mendicant Bias.

¿Y quién era él?

Mendicant Bias, cuyo nombre toscamente significa “inclinado a pedir” o “dispuesto a la mendicidad”, fue una Inteligencia Artificial Clase Contendiente sin absolutamente ningún igual tecnológico –programado para operar de forma sintiente* y con recursos que no podían ser comparados por cualquier ente biológico, Forerunner o de otra clase. La mayoría de las IAs pueden hábilmente imitar la sintiencia, pero en el fondo, siguen siendo artificiales y un resultado de programas y rutinas de sistema. Mendicant era diferente. Él pensaba, reflexionaba y aprendía –él hacía todas las cosas lógicas que un ser sintiente normal hacía, y lo hacía con un conocimiento masivo.

Esta era posiblemente la razón de que su misión fuera tan arriesgada y de que cualquier falla potencial fuera tan catastrófica. Únanse a mí en este artículo de las terminales para mirar a la más importante pieza del rompecabezas de la historia de Halo –una de dedicación inquebrantable, de traición vengativa, de tragedia catastrófica y de esperanza rampante. Esta es la historia de Mendicant Bias –el héroe y el villano de la trilogía Halo.

Un solo ojo mira hacia abajo a lo largo de un puente y hacia fuera a través de una ventana de visualización a la tormenta que se avecina.

El ojo parpadeó por un momento. Su lente se dilata; está procesando información. Pensando.

Luego, imperturbable, regresa a su mirada firme.

Está a bordo de una nave Forerunner de 50,000 toneladas, mirando a través de la proa por una ventana llena de estrellas a la flota que yace más allá. Offensive Bias, la IA a cargo de la defensa de la Línea Maginot, no se demoró nada en calcular las probabilidades, pero, por otra parte, los informes lo tenían bien enterado del incomparable volumen de naves enemigas que su hermano estaría trayendo para la guerra.

Cinco millones.

Mendicant Bias tenía el ejército entero del Flood ahí, en el umbral de la línea y en un viaje sólo de ida al mundo base secreto de los Forerunner, el Arca. Si el parásito lograba abrirse paso ahí, no sólo destruiría la Red de Halos y consumiría lo que quedaba de los Forerunners mismos, sino que todas las vidas de aquellos que habían sido cuidadosamente extraídos para su preservación como especies caerían también ante el Flood. La Medida de Conservación había traído todos los seres sobrevivientes en toda la galaxia hacia el Arca, un esfuerzo para evitar que cayeran presas del Flood o de los Halos cuando resonaran.

Si Offensive fallaba en detener a Mendicant aquí, se habría terminado. Todo estaría perdido.

Su único ojo miró a través de la ventana de visualización mientras el conteo de naves empezó a inundar de blanco la negrura del espacio, cubriéndola como un velo sobre las mandíbulas llenas de dientes de un monstruo. La única ventaja que Offensive tenía era que estaba plenamente consciente del recién adquirido vicio de su hermano: la locura. Este conocimiento probaría ser indispensable.

Ellos no eran hermanos literalmente, por supuesto, pero ambos eran parte de las mismas líneas de evolución tecnológica –Mendicant era la solución al parásito Flood y Offensive era la solución a la rampancia de Mendicant.

Un gran número de vidas se perderían hoy, Offensive sabía. Aun cuando él era solamente una máquina, él esperaba, como era costumbre de los de su tipo, que sus muertes se mitigarían por el entendimiento de que estaban sirviendo a un propósito mayor. Las vidas Forerunner perdidas aquí hoy no serían en vano, sino que a través de su sacrificio otros serían salvados.

Esta era la difícil situación de Offensive Bias en vísperas del primer disparo de la Red de Halos, pero la historia no empezó aquí. Comenzó hace tres siglos y medio, en un oscuro y lejano planeta conocido como G617g.

[Continuará la siguiente semana]

Tags: , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: